El futuro de bitcoin: Firmas Schnorr

Las firmas digitales proporcionan una prueba criptográfica de que una transacción ha sido autorizada por el propietario de una clave privada determinada. La mayoría de los usuarios individuales de Bitcoin envían transacciones con una firma que proviene del propietario de la clave privada de la dirección de envío. Estas firmas necesariamente ocupan espacio en los bloques de la cadena de bloques.

Esto se convierte en un problema cuando se desea enviar transacciones de varias direcciones a una, ya que cada una de estas transacciones requiere su propia firma.

Todas estas firmas aumentan el tamaño de la transacción, y por lo tanto la tarifa (fee) que se paga a los mineros para procesarla, ya que se está reclamando espacio que podría ser utilizado para otras transacciones.

Si se trata de una sola persona que envía esa transacción desde múltiples fuentes, debería haber alguna forma de hacerlo con una sola firma, o al menos esto es lo que se propone con las firmas Schnorr.

Se estima que con esta actualización se reduciría el uso de almacenamiento y el ancho de banda en al menos un 25%. En términos de tecnología, es una ganancia enorme.

Otro beneficio importante de las firmas Schnorr, es el aumento de la privacidad. En los casos de MultiSig (firmas múltiples para una transacción) donde varias personas firman para efectuar la operación, solo una firma sería utilizada, y no podria distinguirse de una firma común.