La Bitcoineta llegó al fin del mundo

El mundo de Bitcoin y las criptomonedas es muy nuevo y revolucionario. Como toda novedad en el mundo, al principio son pocos los que están alrededor.

Mientras más gente se va acercando, se crea una comunidad sobre el nuevo conocimiento. Y es ese conocimiento, precisamente, el que actúa como un combustible que retroalimenta a la comunidad.

A veces concentrado en las ciudades capitales del mundo, las nuevas tecnologías tardan más en llegar a todos los lugares.

En la comunidad de Bitcoin, y más precisamente en Argentina, surgió un proyecto sin fines de lucro que trabaja para generar puentes entre quienes están desarrollando las tecnologías que van a cambiar el mundo y los ecosistemas productivos sociales culturales y económicos.

Es en este marco que luego de recorrer la mayor parte de Argentina, llegando a paises limítrofes como Uruguay, Paraguay, Brasil, Bolvia y Chile, La Bitcoineta llegó al fin del mundo: Ushuaia, Tierra del Fuego.

Un viaje de 3100km desde Buenos Aires, recorriendo la clásica Ruta Nacional Nro. 3, bordeando el mar argentino, y tomando un ferry a través de territorio de Chile, fue lo que tuvo que hacer para llegar hasta la provincia de Tierra del Fuego. Deteniendose en varias ciudades para dar charlas, conocer gente y pasar la noche.

La Bitcoineta los espera en sus redes, donde pueden coordinar una visita o aprovechar el pase de este utilitario reconstruído para llevar el conocimiento allí donde se necesite.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *