La cadena de bloques, o blockchain

CadenaBitcoin es revolucionario no solo porque puedes enviar valores al otro lado del mundo casi sin costo, porque no genera inflación y porque no hay una entidad central que decida cambiar las reglas cuando le parezca. Bitcoin es revolución porque tecnológicamente va más allá de todo lo conocido. La base principal de esta revolución es la Cadena de Bloques (blockchain, en inglés).

¿Pero que es la Cadena de Bloques?

La definición en el sitio oficial de Bitcoin nos dice:

La cadena de bloques es un registro público de las transacciones Bitcoin en orden cronológico. La cadena de bloques se comparte entre todos los usuarios de Bitcoin. Se utiliza para verificar la estabilidad de las transacciones Bitcoin y para prevenir el doble gasto.

Este registro público contiene todas las transacciones realizadas desde la génesis de Bitcoin. Y es público, por lo que cualquiera puede verificar las transacciones. Recordemos que una transacción no incluye nombre ni direcciones de mail. Simplemente contiene la dirección bitcoin de origen, la dirección destino y el monto de la transacción. También se puede agregar información opcional.

La Cadena de Bloques es un desarrollo técnico que lo hace imposible de falsificar, pero a la vez, extremadamente fácil de verificar.

Según cuenta el desarrollador Oleg Andreev:

La red de Bitcoin tiene propiedades muy interesantes, que permiten usarla no sólo con fines monetarios. Por ejemplo, la cadena de bloques (historial descentralizado de transacciones) está diseñada para ser extremadamente difícil de falsificar, pero a la vez muy fácil de verificar. Esto, junto con algunas funciones criptográficas, permite que sea usada para registrar sellos de tiempo segurosverificar la propiedad de bienes tangibles, mantener DNSs descentralizados y firmar contratos distribuidos, y todo esto sin tener que confiar en terceros. Los programas que lo hacen posible ya están entre nosotros.

Nada de esto puede hacerse con otras monedas o sistemas monetarios, pero con Bitcoin es muy fácil. Sólo piénsenlo: en caso de una disputa sobre un contrato, se podrían verificar los detalles del mismo en cuestión de segundos, sin necesidad de recurrir a documentos firmados en papel. El único requerimiento es haber dejado un registro de tu contrato en la cadena de bloques, efectuando una pequeña transacción de ida y vuelta a una dirección específicamente derivada del contenido del contrato. No cuesta casi nada, puede hacerse en un minuto, y el registro no puede ser falsificado ni borrado por nadie.

El futuro ya está aquí. Y es seguro. Y es público. Y es libre.